27.7.06
  354. The Beau Hunks



1ª Reflexión idiota sobre la música y los estados de ánimo

Se está acabando una semana en la que he dedicado un buen puñado de horas a descargarme música y organizar y pasar a CDs la que tenía en el disco duro de este ordenador, que no me pertenece. Me llevo a casa más o menos palmo y medio de CDs. Internet es el mejor regalo que el Progreso nos ha hecho a los pobres. Por un par de tarrinas de discos regateados a un señor calvo en el rastro, voy a añadir a mis estanterías aproximadamente 1.000 € en música, en caso de que la hubiera comprado por su precio real en tiendas. No se lo digáis a la SGAE.

Como siempre, alterno música de mis entertainers contemporáneos habituales con rarezas de cuando el mundo era en mono y en blanco y negro. Y en estas que me he agenciado casi todo lo que han publicado los Beau Hunks, un sexteto de jazz de origen holandés que dejó grabados centenares de surcos en su afán por acompañar las piruetas, tartazos y slapstick en general de, sobre todo, Laurel & Hardy y los Little Rascals. Ese jazz divertido, acelerado, esa música que ya nadie hace, que acompañaba los cortos de cine mudo o los dibujos animados de hace cincuenta años. He encontrado una página en la que uno se puede descargar un buen puñado de ejemplos de la música de Beau Hunks: el apartado "download audio" de una estupenda página italiana sobre el Gordo y el Flaco.

Pero yo venía a reflexionar sobre otra cosa. Porque escuchando sus canciones de fondo en un butacón frente a la chimenea con un buen Cohiba entre los dedos (esto es mentira), pensaba en la música que hace risa. En esas estoy en estos momentos, y no cejaré en mi empeño hasta que obtenga una conclusión.

A lo que me refiero es a si existe música que cause hilaridad, que haga reir. Música instrumental, por supuesto. No valen humoradas, chistes musicados ni acompañamiento visual a las canciones; está claro que los Mojinos Escozíos no nos harían carcajear así si escucháramos sus canciones en versión instrumen... Vale, es un mal ejemplo. Pero creo que se me entiende, ¿no? ¿Es posible que escuchar una canción (instrumental) pueda hacer reír?

En un momento dado, no es demasiado difícil ponerse melancólico escuchando la melodía de un solitario y sollozante violín desgarrando notas, como un llanto, o un piano lejano en el que alguien toca (mejor incluso si lo toca un poco mal) el 'Para Elisa'. Recuerdo que el más alto de los tres cómicos de Tricicle comentaba en una ocasión, siendo entrevistado en Lo + Plus, que la vieja sintonía de Canal+, allá por sus comienzos, ese breve jingle que sonaba durante la continuidad de la cadena mientras un óvalo color gasolina-arcoiris giraba formando el logotipo de C+, le ponía tristísimo siempre, aunque la escuchase en mitad de la mayor celebración festiva de todas. Una amiga mía me contó hace tiempo que se pone muy muy triste siempre que suena 'Friday I'm in love' de The Cure. Se pone a cantarla y acaba retorcida de triteza, como el Tom Hanks de "Philadelphia" escuchando a Maria Callas. Mi colega el vasco escucha una gaita lejana y se le pone el vello de los brazos que parece Hellraiser (cree que en su anterior vida fue William Wallace)...



Yo tengo la mía. Tengo un hermano al que le saco doce años. Y cuando era sólo un pedacito de carne con chupete y se dejaba llevar por otro de sus recurrentes episodios de despertar brusco berreante en mitad de la noche metido en su cuna (que ocupaba precisamente el espacio que ocupa hoy la mesa de despacho donde se apoya este ordenador que estoy usando), lo único que conseguía calmarle y devolverle a los brazos de Morfeo era que cualquier otro miembro de la familia, o yo mismo, pulsáramos el botón que accionaba su juguete favorito. Éste juguete era la cabeza de un patito azul sonriente con un sombrero, formada en relieve sobre una especie de marco redondo, exactamente igual que los trofeos de caza con cabezas de animales en peligro de extinción que cuelgan en las paredes de los cazadores ricos, pero de plástico y de colorines. Cuando pulsabas ese botón, sonaba una melodía formada con pitiditos midi. Y mi hermanito se iba tranquilizando, se callaba y se volvía a dormir hecho un ovillo. Yo me quedaba mirándole y pensándo qué clase de pesadillas tiene un moco de meses de vida, que ni ha visto películas de miedo ni tiene que pagar facturas ni sabe lo que es un monstruo ni tiene cultura humana de ningún tipo, que se sepa. Y mientras tanto yo le daba una y otra vez al botoncito del patito, porque si no mi hermano entreabría el ojo y me gruñía. 16 años después, cada vez que me viene a la cabeza esa anónima melodía midi me invade la pena, la nostalgia me retuerce el corazón y me rompo en cien mil millones de pedazos.

Un segundo.

Ya estoy mejor.

Cada uno tiene ya elegida, lo sepa o no, la canción que debería sonar en su propio funeral. Y de igual forma, cada uno tenemos un puñado de canciones que, cuando las hemos escuchado suficientes veces en la vida (cinco veces es lo mínimo) se nos cuelan en el cuerpo, en el subconsciente o donde demonios sea, de tal forma que cada vez que suenan nos transforman y nos dan la vuelta al estado de ánimo. Se convierten en resortes que despiertan fibras adormiladas. Abren las puertas de nuestra euforia, nuestra líbido o nuestro lagrimal, del mismo modo que la melodía que tocaban los Goonies con aquel piano de huesos abría la puerta que daba paso a la siguiente pantalla de su arcade subterráneo, o esas cinco notas que se inventó John Williams abrían las puertas del cielo para los marcianos en "Encuentros en la tercera fase".

Cada uno tenemos tatuada en el encefalograma una o varias canciones, y en algunos casos nos es imposible vivir sin ellas. Por ejemplo, algunas nos revitalizan y nos insuflan la dosis de euforia suficiente para salir de marcha un viernes que estamos perezosos. La de Tom Cruise en "Risky Business" era 'Old time rock and roll'. Yo patino en gayumbos por los pasillos escuchando 'Do you like me' de Fugazi, 'Santa Maradona', 'Suspicious minds', AC/DC, la famosa de Plastic Bertrand...; si encima esa noche he triunfado, resuena en mi cabeza la 'Cabalgata de las Valkyrias'; me provocan escalofríos de terror algunas baladas crueles de Albert Plá; me dibuja una sonrisa enorme 'It's a friendly world', que cantan REM y Jim Carrey en los créditos finales de "Man on the moon"; no hay una sola canción de Frank Zappa que no me ponga de buen humor (los mejores ejemplos: 'Dancing fool', 'WPLJ', 'Be in my video', 'Joe's garage', 'Let's make the water turn black', 'Bobby Brown', 'The bebop tango', 'In France'...). Sólo hay una canción que me torna melancólico de todo el repertorio que le controlo: 'Uncle Remus'; Minutemen me ponen las pilas; Tom Waits me anima a charlar e ir de bares; el jazz judío de John Zorn me transporta a otros planetas; los Ramones me dan ganas de rocanrolear hasta morir; Charlie Rivel tocando la trompeta creaba la música más agridulce del Universo; y escuchar tan sólo dos segundos de 'Suavemente' de Elvis Crespo me invita a matar...

Pero dejando de lado los complicados recovecos psicológicos que puedan hacer que hasta una canción de Mónica Naranjo me ponga tontorrón porque me recuerda a una chica, a un viaje, a un beso, a un amigo que murió y a un pasado que siempre fue mejor (y a todos os pasa algo parecido, no me miréis así, no me vengáis con purismo musical ahora), se puede decir que hay canciones objetivamente tristes y canciones objetivamente alegres. Esto tiene que ver en un porcentaje muy alto con la armonización empleada y con los instrumentos que la dan forma.

Pero en el caso del humor, por más vueltas que le doy (y dando por hecho que mis conocimientos son y serán reducidísimos por más tarrinas que llene de emepetreses de aquí a diez años), no se me ocurren ejemplos tan gráficos de música (insisto, instrumental) que provoque la carcajada, que haga aflorar los poderes curativos de la risa. ¿Hay música que hace reír?



De momento, no me queda más remedio que quedarme con los Beau Hunks, Raymond Scott, Carl Stalling o la Metropole Orchestra. La banda sonora de la risa más inocente y pura. Mientras apago las brasas de la chimenea y aplasto el puro contra el cenicero, con este reducto de músicos doy por acabada, totalmente insatisfecho, la Fase 1.0 de mi investigación.

Seguiré investigando.

Etiquetas:

 
_____________________________________________________________________________________________
Comments:
El único tema instrumental con el que recuerdo haberme reído (eso sí hasta las lágrimas) ha sido 'beaubourg (excerpt)' de Vangelis. Teníamos 14 años y un amigo se había comprado por su cumpleaños el recopilatorio de Vangelis y todos temas eran más o menos conocidos como sintonías de informativos de radio o de publicidad y de la nada salió el tema de marras que era una cosa tipo música clásica contemporánea que no pegaba nada con el resto del disco, nos horrorizó, pero llegando a unos coros que hacían, creo recordar Ooohhhh! nos dio la risa y como era un fragmento que se repetía una y otra vez nos costó recuperarnos. Aquella tarde rebobinamos un montón de veces con el mismo efecto. Poco a poco nos fuimos vacunando, dejó de hacernos gracia y con el tiempo pasamos a saltárnosla de oficio cuando poníamos la cinta aquélla como banda sonora de lo que fuera que estuviéramos haciendo.

En teoría los temas que están escrito en tonos mayores son más a legres y los que están en tonos menores son más melancólicos. Eso leí en alguna parte, al menos.

A bote pronto una canción que me pone de buen humor es 'The Fool' de David Hillyard's rocksteady seven. Es una banda de ska más o menos contemporánea y la combinación de ritmo, melodía y voz me levanta el ánimo.

Tu post me ha recordado un poco Alta Fidelidad (el libro, la peli no la he visto) cuando habla de canciones que te parten el corazón porque te tocan la fibra. Lo curioso es que a los protas les tocaba la fibra lo mejor de lo mejor. A mí las pocas veces que una canción me lo ha hecho pasar mal han sido canciones cutres, que no me gustan nada, pero que conoces a fuerza de oírlas por la radio y un buen día que estás bajo te las ponen como hilo musical en el Mercadona (creo que fue allí) y te hacen polvo. Y luego encima te tienes que callar, porque confesar que un día Chiquetete te puso al borde de las lágrimas hunde la reputación de cualquiera.

Gracias por tus posts y por tus links. Se te sigue y aprecia aunque los coments sean escasos
 
Mil gracias a tí.

No conozco la canción de Vangelis, y supongo que las carcajadas estarían provocadas por la situación en general, ¿no?

Espero encontrar un momento para seguir con la investigación. Lo de los tonos mayores y menores siempre lo he oído, sí. Aunque no recuerdo casi nada de solfeo teórico. Aunque está claro que aquello de meter sostenidos y bemoles en la escala le dota del elemento melancólico, creo que es un hecho. Ojalá encuentre a alguien que me lo explique bien, porque yo no sé.

Quiero también localizar en estos días a un compositor muy divertido que escuché hace tiempo no sé dónde. Un tío que hacía música novelty al estilo Spike Jones, pero que incluía bocinas, pedos y otros efectos de sonido de esos que ponen en los programas de videos caseros. Meter carcajadas en las canciones también contagia, aunque no sé si eso contaría como canción instrumental.

Prometo seguir la investigación y tener en cuenta vuestros comentarios. Quizá de aquí salga un recopilatorio de música instrumental cachonda y positiva (nunca negativa). Tengo en cartera algunos temas, pero necesito ayuda. Je.

Qué grande, gracias. Cómo me gustaría conocer más experiencias como ésta.
 
Excellent, love it! » » »
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Home


Cualo es esto
El Álbum de cromos de Frunobulax.

Subscribe with Bloglines
Subscríbete al Frunoflickr!



Instantáneas anteriores
  • 353. I believe children are the future
  • 352. BooGnish Onlive vol. 3 - Country & Western Fa...
  • 351. Quartetto Cetra
  • 350. DRIVE-IN BLOG #12
  • 349. LOBBYCARDIANA #06
  • 348. Unknown Kitler (owned by Kate)
  • 347. angela1
  • 346. Europe endless
  • 345. mmslrg1
  • 344. Optimus Prime skulpture

  • Por favor, arrojen su spam aquí
    .

    Enlaces
  • Frunobuland
  • Flickr
  • Flickr blog
  • Google images
  • Mappr
  • Comic Life
  • Flickr pools
  • 42
  • LEGO
  • Ghosts
  • Horror
  • Stencil
  • Spooky
  • Madrid
  • Horror!
  • Graffiti
  • Lynched
  • ROBOTS
  • Your Art
  • Statuary
  • Emotions
  • Bad signs
  • Sculpture
  • Kitsch itch
  • Old Photos
  • Steampunk
  • As She Was
  • SciFi Books
  • Necrophilia
  • Pulp Fiction
  • Lego Freaks
  • Ozymandias
  • Ghost Towns
  • Superheroes
  • Fashion Past
  • Frank Zappa
  • Urban Decay
  • Found Photos
  • La Vía Láctea
  • Pussycat dolls
  • Bones 'n skulls
  • WWII Vintage
  • Plastic people
  • aPeeling Paint
  • New York City
  • Memento mori
  • Utterly surreal
  • Urban entropy
  • Satan's minions
  • Lucha Va Voom
  • Simpsons avatar
  • Book Cover Club
  • Fantastic Plastic
  • Fantastic Freaks
  • Wacky packages
  • Vanishing beauty
  • Roadside rubbish
  • Least interesting!
  • The comics group
  • Film Noir inspired
  • Globetrotting Ernie
  • Vintage Advertising
  • Lomo Fakers League
  • Obscure references
  • Las calles de Madrid
  • Children of the night
  • Shot with Spiderman
  • Weird but wonderful
  • Roadside Attractions
  • What the Hell is that?
  • Wonders of Oxidation
  • Giant fiberglass statues
  • Protests, political art...
  • The dead shall be raised
  • Science fiction unleashed
  • Large Breasts (Non-Nude)
  • Cemeteries and sensuality
  • Another Roadside Attraction
  • Mutants, mutated, mutations
  • Gargoyles, grotesques and angels
  • Etiquetas
  • 500
  • Algodonía poética
  • AUTOARQUEOLOGIA
  • Chicha
  • Cromos Terrorismo Pop
  • Descarga del día
  • Dibujitos
  • Drive-in blog
  • Estatuas
  • Fanzines para todos
  • Felin-o-rama
  • Giocóndromo
  • Land escapes
  • Lindsay Lohan
  • Lobbycardiana
  • Lucha animal
  • Luchalibrario
  • Mondo Brutto
  • Moooovierecord
  • Nazis malos
  • No
  • Patrulla X-Sprites
  • Pin-uperías
  • Portadalandia
  • Pretérito futuro
  • Ramoneras
  • Robots
  • Simp ton ni son
  • Sobre cine
  • Sobre música
  • Twitter
  • Archivos
    agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / marzo 2010 / octubre 2012 /


    Hecho con Blogger