2.10.06
  385. Captain Jack

Pulsa para ampliar
© Lorraine Brevig.

Acabo de leer en la revista Mondo Brutto el repaso que le da Galactus al yódel norteamericano. Nada más terminar la he dejado encima de la mesa y he aplaudido durante seis o siete minutos. Quería decirlo. Sólo por estas cinco páginas de exhaustiva información sobre un género tan desconocido y tan excitante, del que nada había escrito en castellano (al menos en ese tono desenfadado, y en el ámbito de la cultura popular al que tengo acceso), he sentido alivio por el desembolso que hice. Porque el resto del MB, ni frío ni calor. Me ha parecido un poco más flojo que la anterior entrega, aunque me temo que desgraciadamente se convertirá en una joya en el momento que salga la próxima. Bueno, al menos me he reído un poco con el artículo sobre las Tendencias; y también estoy planteándome recortar la segunda parte del texto de abs sobre superhéroes negros y graparla aparte con la primera, porque también es de esos artículos contingentes y necesarios.

Pero yo venía a hablar de "Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto". En uno de los escupitajos de la sección Mondo Lirondo (la de "noticias breves", para entendernos) de la misma revista Mondo Brutto, dicen: "Qué quieren que les digamos, "Piratas del Caribe 2" nos ha parecido una mierda, pese a que habíamos oído voces muy autorizadas que la equiparaban a los clásicos de Errol Flynn. Pues no, es una patochada para niños que dura dos horas y media.". En la lista de correo de Mondo Brutto, al día siguiente de ver la película y cegado por el entusiasmo, dije que si el espíritu de Errol Flynn se levantara de la tumba y se fuese al cine, estaría orgulloso del resultado; o algo parecido. Por tanto, no sé si ese "voces muy autorizadas" del lirondo se refería a mi comentario en el foro, pero en cualquier caso (y aunque es verdad que es un síntoma paranoico considerarme destinatario) he decidido que es bastante legítimo apropiármelo, y me ha hecho ilusión. Soy así de simple.

La saga de "Piratas del Caribe", a pesar de ser la enésima superproducción veraniega sacacuartos de Disney (esto no lo pongo en duda); a pesar de que indudablemente tiene detrás una desalmada estrategia mercantil para vender millones de parches y garfios de juguete a los niños; a pesar de que su campaña de promoción en España pasara por algo tan deprimente como comprar un espacio en las noticias de Antena 3 justo detrás de la sección de escalofriantes sucesos veraniegos (amén de haberle vendido a la cadena tres o cuatro bodrios de hace una década para emitir como superpeliculones que te cagas de estreno); a pesar de que la mano que mece la cuna financiera de la peli sea el malvado Jerry Bruckheimer (el Lex Luthor de Hollywood); y a pesar de contar con el guapito de Orlando Bloom (un soso con nombre de insecticida y percha de delantero del Real Madrid, que de hecho tiene un papel patético y de sosainas guaperas asesinable que no pinta nada) para atraer a la audiencia... A pesar de todos estos y de muchos otros hándicaps con los que partía la película, yo no puedo dejar de defenderla. Porque me parece que arrastra un perfume de cine clásico de lo más embriagador y muestra un respeto infinito por ese cine de aventuras que ya no se hace, que ya no hace ni Disney, desde hace lustros (artesanal, imaginativo, folletinesco, trepidante, para todos los públicos... erre.ele.stevensoniano, salgariano y errolflynniano, en definitiva); y porque tiene un guión que está muy bien hecho y que engancha, a poco que uno ponga interés y se deje llevar.

No hay duda de que es demasiado larga y enrevesada. A mí también me toca las pelotas que las películas de ahora tengan que durar más de 150 minutos para justificar la inserción de suficientes batallas y efectos especiales. De hecho, creo que el exceso de metraje es lo que la ha traído tantas malas críticas, porque la primera hora y media me parece perfecta. Redonda: la huída de Jack Sparrow de los aborígenes de la isla o el duelo encima del molino me parece que deben pasar a la historia del cine de aventuras, y lo justo sería recordarlas muy cerca de escenas como la carrera de Indiana Jones perseguido por la piedra rodante, la carrera de cuádrigas de "Ben-Hur", la espantada a la caza de terrenos en el Salvaje y Lejano oeste de "Cimarrón", Bruce Lee rompiendo espejos en "Operación dragón", King Kong sobre el rascacielos, Elliot volando sobre la luna con E.T. en la bici... Del mismo modo, creo que el capitán Jack Sparrow merece acceder al Olimpo de los personajes legendarios del cine mainstream, y tener sus propias figuras articuladas de acción, pues claro que sí. Creo que es innegable que el respetado (cuando menos por el gremio) grunge Johnny Depp ha sabido especializarse en papeles marginales y bien escogidos, y ese pirata de inmerecida reputación, amanerado, zumbado, fullero y que parece haberse caído de un cocotero, es una verdadera maravilla. La escena final, cuando Jack se lanza contra el kraken después de dejarle claro a la moza que es una pirata de tres al cuarto como él, en mitad de una Perla Negra en descenso a los infiernos, me pone los pelos de punta.

Yo he disfrutado con esta aventura como un crío. Y es que por supuesto que es una película para niños, en la misma medida que "Robin Hood", "Excalibur", "Los tres mosqueteros" o "La isla del tesoro" ( por citar ejemplos cercanos y puramente errolflynnianos de la época dorada de Hollywood) eran películas para niños; pero para niños a los que los cineastas consideraban menos gilipuertas que el actual target infantil al que van dirigidas auténticas mierdas como "Shrek", "Garfield", "Harry Potter", todo lo que hace Santiago Segura...

Después de haber visto la película por segunda vez, creo poseer la certeza de que no tiene tantos agujeros argumentales como he oído por ahí. Es complicado seguir el hilo, con tanto contramaestre, filibustero, galeón fantasma, patente de corso y el incesante vayvén de los personajes, pero yo espero con ganas la tercera entrega para ver cómo desfacen los (pocos) entuertos que quedan, y crean más. Pero a pesar esas dolencias, de la innecesaria concentración que exige tratándose de un producto tan ligero, entre la confusión se esconde una de las mejores historias de amor y celos que yo he visto en muchísimo tiempo. Cuando el pirata canalla con rimmel se pinche a la guapa y ésta se haga bucanera y haga pasar a Orlando Bloom por la quilla de una puta vez, se habrá cerrado el círculo y el cine comercial palomitero nos habrá hecho otro favor a los aficionados a las emociones sin prejuicios. Que en Sundance o en Dogmalandia se lleven las manos a la cabeza, como espectador lego no me quita el sueño. A mí me gustó muchísimo.

Etiquetas:

 
_____________________________________________________________________________________________
Comments: Publicar un comentario en la entrada

<< Home


Cualo es esto
El Álbum de cromos de Frunobulax.

Subscribe with Bloglines
Subscríbete al Frunoflickr!



Instantáneas anteriores
  • 384. LUCHALIBRARIO #13
  • 383. PRETERITO FUTURO #1
  • 382. Lindsay Lohan y otras 31 cosas distintas
  • 381. Andrés Montes
  • 380. Masada
  • 379. Love, peace & poetry: Turkish psychedelic mus...
  • 378. Frank Zappa & The Mothers Of Invention
  • 377. PORTADALANDIA #01
  • 376. DRIVE-IN BLOG #14
  • 375. "Transylvania 6-500", 1985

  • Por favor, arrojen su spam aquí
    .

    Enlaces
  • Frunobuland
  • Flickr
  • Flickr blog
  • Google images
  • Mappr
  • Comic Life
  • Flickr pools
  • 42
  • LEGO
  • Ghosts
  • Horror
  • Stencil
  • Spooky
  • Madrid
  • Horror!
  • Graffiti
  • Lynched
  • ROBOTS
  • Your Art
  • Statuary
  • Emotions
  • Bad signs
  • Sculpture
  • Kitsch itch
  • Old Photos
  • Steampunk
  • As She Was
  • SciFi Books
  • Necrophilia
  • Pulp Fiction
  • Lego Freaks
  • Ozymandias
  • Ghost Towns
  • Superheroes
  • Fashion Past
  • Frank Zappa
  • Urban Decay
  • Found Photos
  • La Vía Láctea
  • Pussycat dolls
  • Bones 'n skulls
  • WWII Vintage
  • Plastic people
  • aPeeling Paint
  • New York City
  • Memento mori
  • Utterly surreal
  • Urban entropy
  • Satan's minions
  • Lucha Va Voom
  • Simpsons avatar
  • Book Cover Club
  • Fantastic Plastic
  • Fantastic Freaks
  • Wacky packages
  • Vanishing beauty
  • Roadside rubbish
  • Least interesting!
  • The comics group
  • Film Noir inspired
  • Globetrotting Ernie
  • Vintage Advertising
  • Lomo Fakers League
  • Obscure references
  • Las calles de Madrid
  • Children of the night
  • Shot with Spiderman
  • Weird but wonderful
  • Roadside Attractions
  • What the Hell is that?
  • Wonders of Oxidation
  • Giant fiberglass statues
  • Protests, political art...
  • The dead shall be raised
  • Science fiction unleashed
  • Large Breasts (Non-Nude)
  • Cemeteries and sensuality
  • Another Roadside Attraction
  • Mutants, mutated, mutations
  • Gargoyles, grotesques and angels
  • Etiquetas
  • 500
  • Algodonía poética
  • AUTOARQUEOLOGIA
  • Chicha
  • Cromos Terrorismo Pop
  • Descarga del día
  • Dibujitos
  • Drive-in blog
  • Estatuas
  • Fanzines para todos
  • Felin-o-rama
  • Giocóndromo
  • Land escapes
  • Lindsay Lohan
  • Lobbycardiana
  • Lucha animal
  • Luchalibrario
  • Mondo Brutto
  • Moooovierecord
  • Nazis malos
  • No
  • Patrulla X-Sprites
  • Pin-uperías
  • Portadalandia
  • Pretérito futuro
  • Ramoneras
  • Robots
  • Simp ton ni son
  • Sobre cine
  • Sobre música
  • Twitter
  • Archivos
    agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / marzo 2010 / octubre 2012 /


    Hecho con Blogger