3.4.08
  Auto-arqueología parte 1 Ingeniería especulativa: máquinas pop de mentira

(Publicado originalmente en enero de 2006 en mi blog Frunobuland, hoy desaparecido)


El de los inventos es un asunto inacabable, estimulante, delicioso. Las anécdotas que rodean a su concepción y desarrollo son a menudo tan fascinantes como las creaciones en sí. Desde el anónimo homo erectus que se planteó por primera vez la aplicación del círculo a la vida motriz, hasta el desgraciado que diseñó la primera huevina transgénica, la historia de la Humanidad es la historia de sus inventos.

Bien es sabido que Thomas Alva Edison, además de encendérsele la bombilla, construyó un aparato capaz de registrar el sonido en cilindros de cera, y un fonógrafo capaz de leerlo. Revolucionó el negocio de la música para la posteridad, y sin embargo no patentó su hallazgo, convencido de que no tendría éxito; lo mismo pasó con el inocente de John Walker, que no ganó un duro como inventor de la cerrilla (que la concibió él, y no Buda); famosa fue la pelea entre Samuel Morse y Joseph Henry por el aparato de transmisión de lenguaje morse; o la perspicacia de Johannes Gutemberg para patentar su imprenta, cuando ya hacía siglos que los orientales utilizaban caracteres movibles sobre el papel; el inventor de la fórmula de la Coca-cola era un morfinómano y un alcohólico; el papel lo inventó un eunuco chino; se rumorea que el malvado Fu-Manchú inventó el flan; dos científicos franceses aseguran haber creado una sustancia 200.000 veces más dulce que el azúcar; dicen que entre los jeroglíficos de las tres grandes pirámides se pueden observar bicicletas, helicópteros, teléfonos móviles y naves espaciales; que las herramientas y las poleas que utilizaron para construir Stonehenge probablemente eran más avanzadas que las que se conocen hoy en día; Leonardo DaVinci hablaba de aviones y ferrocarriles imaginarios en la Edad Media... Guglielmo Marconi, James Watt, Galileo, Copérnico, Graham Bell, King Camp Gillette... Personajes adelantados a su tiempo, incomprendidos en gran medida, gracias a cuyo tesón, a sus éxitos y a sus fracasos, el mundo es hoy en día tal y como lo conocemos. Hasta que el ser humano consiga transformar un Delorean en una máquina que nos lleve atrás en el tiempo, y podamos experimentar con nuevas posibilidades, nunca sabremos cómo habría sido este planeta si no se hubiese inventado el teléfono, la televisión, el deuvedé, el termómetro, el automóvil, la bomba nuclear, las lentillas... Y todo lo que está por venir.

En fin, que la historia de los inventos y los inventores es realmente alucinante, no me canso de leer anécdotas sobre los inventos que cambiaron el mundo. Pero sobre esto ya hay demasiado escrito. Yo venía hoy a hablar de otro tipo de inventos. Y tampoco, tampoco es éste otro de esos textos que glosan inventos bizarros y cachondos, como la camiseta para rascarse la espalda, la maleta-cohete, el zepelín, el paraguas para dos, las gafas de rayos-X, la escopeta de maquillaje de Homer Simpson o el embudito dosificador de colirio en el ojo. Me refiero a otro tipo de fenómenos, concretamente al aspecto más netamente ficticio y pop de todo esto. Porque allá donde llegue la Ciencia, la fantasía y la ciencia-ficción sin duda ya habían llegado antes, y se habían manifestado en cómics, películas o anuncios.


Pero concretaré todavía un poco más el cuerpo de este artículo, antes de entrar en faena. Con lo de la capacidad adivinatoria de la ciencia-ficción no me refiero a la precisión con que Julio Verne había predicho la llegada del hombre a la Luna o el funcionamiento del submarino, ni a todo lo que el cómic futurista clásico hizo por el mundo del diseño, sino a un aspecto muy marginal pero absolutamente maravilloso: la "ingeniería especulativa", la inventiva-ficción, las patentes imaginarias y desternillantes. Es decir, los inventos locos que no sirven para nada, sino que el tipo que los concibió o desarrolló lo hizo sólo por amor al arte. Más adelante veremos que a estos inventos bizarros y cachondos, gracias sobre todo a su desarrollo en el mundo del cómic, se los conoce también como esculturas quinéticas, Máquinas de Rube Goldberg o, en España, Inventos del TBO. Pero no adelantemos acontecimientos.

La ingeniería especulativa hace alusión a aquellos inventos que se han pensado y desarrollado no para ser fabricados y utilizados, sino con el mero objeto de hacer reír o asombrar al espectador de una obra de ficción.

En este infragénero de la inventiva a menudo, de hecho, utilizar la maquinaria del invento es más costoso, lento y engorroso que realizar manualmente la tarea para la que ha sido inventado. Se trata de máquinas ridículas, divertidas, imposibles y locas. Pero vamos a ir viendo ejemplos, que es como mejor se entenderá esto tan raro de lo que vengo hablando. Ejemplos que catalogaré en 7 (I a VII) apartados:

I. Cine;
II. Televisión;
III. Dibujos animados;
IV. Publicidad;
V. Ordenador;
VI. Performances y exposiciones;
VI. Y por fin, el aspecto más fascinante y en el que más se ha desarrollado el asunto: el cómic y la ilustración.

Pues sí. Tal y como alguno estaréis pensando, aquí comienza otro texto denso y lleno de letras. Pero creo que suficientemente estimulante y apasionante. Y sobre todo, con más imágenes y videos que nunca. Además, prometo despacharlo en sólo dos entregas más (necesito algo de tiempo para escanear cosas).


Probablemente, el mejor anuncio del mundo. Ya hablaremos de él cuando llegue el momento

Algún día construiré mi propia máquina de Rube Goldberg, y sin una sola pieza de dominó


I. Inventos locos e imposibles en la gran pantalla

Un teléfono retro-futurista de 'Brazil'En la inclasificable película “Brazil” (1985), de Terry Gilliam, como en casi toda su filmografía, aparecen multitud de máquinas complejas que han sido inventadas para facilitar la vida a sus propietarios, y que sin embargo, de existir en la vida real, su uso sería impensable e innecesario. Además de todos esos extraños objetos de aspecto retro (ordenadores con teclado de máquina de escribir y una lupa enorme en la pantalla; armas y objetos cotidianos grises, grotescos y desproporcionados) que caracterizan el imaginario y el personal mundo de Gilliam, recordaréis concretamente cómo el apartamento del protagonista está totalmente robotizado. Cuando suena el despertador, se enciende el televisor, se conecta un trasto parecido a una cafetera, las tostadas se churruscan solas y un par de huevos fritos se desparraman por la encimera. Éste sería un ejemplo perfecto de ingeniería especulativa, llevada a la pantalla gracias al talento visual de Gilliam.

También en 1985 se estrenó la primera película larga de Tim Burton, "La gran aventura de Pee-Wee", una estridencia tonta y aburrida (en mi opinión, claro) pero llena de maquinitas imaginarias y, precisamente, otra escena de "máquina de desayuno" en una cocina abarrotada de cacharros. Burton es otro de esos directores amantes de los gadgets visuales y, además de estos, quizá nos pueden valer también como ejemplos de ingeniería-ficción los cacharros del castillo en el que nació "Eduardo Manostijeras" (1990; o las propias prótesis de Eduardo), varias escenas de "Pesadilla antes de Navidad" (1993), en las que juegos de objetos y engranajes se convierten en escenario con el que interactúan los protagonistas, o la feria de "Big Fish" (2003), donde si no me equivoco aparece la misma máquina de la desventura de Pee-Wee Herman.




Otro ejemplo más de "máquina de desayuno" tenemos en la vivienda inteligente del chiflado que representa Rick Moranis, y que vemos poco antes de que grite “Cariño, he encogido a los niños” (Joe Johnston, 1989). En ésta, el personaje de Wayne también tiene inventados otros cacharros, como la máquina de almuerzo, cena o teléfono.

Pero la madre del invento aparece en la epopeya infantil de 1968 "Chitty Chitty Bang Bang". La casa del chalado inventor del loco cacharro de cuatro ruedas es otro ejemplo viviente de "mad doctor despistado en película infantil", lo que la convierte en una cuna de artefactos raros, compuestos de vielas, raíles, fuelles, pelotas que caen, efectos dominó, reacciones en cadena... La "máquina de desayuno" que aquí aparece es probablemente inspiración del resto, y fue construida (igual que los demás gadgets de la película) por Rowland Emmett, de quien, si las piezas encajan, hablaré hacia el final de este mamotreto.

Me parecen especialmente originales los ingenios mecánicos que aparecen en la versión de 1971 de "Charlie y la fábrica de chocolate" (2005, otra vez Tim Burton, cómo no). Aquélla se tituló en España "Un mundo de fantasía" ("Willy Wonka & the Chocolate Factory", de Mel Stuart), y en ella el pavisoso Gene Wilder enseñaba a los niños montones de máquinas camp y coloristas, aunque debido a la época, el presupuesto y el talento de los de atrezzo la mayoría venían a ser una cazuela en la que se metía un zapato, pasaba por un montón de tubos que echaban humo, y daba como resultado un caramelo superpotente. O algo similar; lo que quiero decir, es que el intríngulis, el funcionamiento de la máquina no se veía en ningún caso, que yo recuerde.

Si disertamos sobre Tim Burton y Terry Gilliam, dos directores con un universo visual tan particular y en el fondo relacionado, resulta casi inevitable mencionar a Jean-Pierre Jeunet. Otro aficionado a meter en sus películas inventos y atrezzo increíble y loco. En la película "Delicatessen" (1991; co-dirigida junto a Marc Caro) los objetos palpitan y tienen un aspecto grotesco y toon. El personaje de Aurora intenta suicidarse por todos los medios, utilizando máquinas muy parecidas a las desarrolladas por Rube Goldberg, que siempre acaban fallando. En "La ciudad de los niños perdidos" (1995; también de Jeunet + Caro) abundan los gadgets que funcionan en cadena, como el caso de esa niña que llora, y una de sus lágrimas desencadena una serie de artefactos y casualidades que terminan por hundir un barco.

Cómo no, es también de rigor mencionar "Sólo en casa" (1990). No he visto o no recuerdo las secuelas, pero al menos en la original todos recordamos cómo el espabilado de Macauley Culkin echa por tierra los planes de los rateros colocando trampas con poleas, cuerdas atadas a gatillos, yunques que caen, etc. Al más puro estilo de los inventos en cadena.

Pero mi inventor favorito del cine es Data, el niño oriental de los “Goonies” (Richard Donner, también de 1985); sí, el mismo que hiciera de Tapón en la segunda de Indiana Jones. Supongo que recordaréis cómo la puerta del jardín de los Goonies guaperas se abría a partir de un complicado sistema de poleas, carriles y cuerdas creado por Data; o el guante de boxeo eyectable que escondía bajo la chaqueta. Son sólo dos ejemplos más de ingeniería especulativa de ficción en el cine.

Otras "máquinas de desayuno" y similares se pueden ver en películas como "Regreso al futuro" (1985, ¡y van 4!) y "Regreso al futuro III" (1990), donde se nos muestra una especie de Wild Wild West steampunk, trucado, descontextualizado, fuera de su tiempo y atestado de máquinas imposibles. El profesor chiflado de "Flubber" (1997) construye, además de esa especie de moco viviente, máquinas que funcionan a partir de objetos que interactúan. Algo parecido vemos en "Casper" (1995).

Otra cumbre gloriosa del mundo de los inventos ficticios está en las pelis de James Bond. Sobre todo, en la mejor etapa del personaje, con el productor Broccoli a la cabeza de todo. Cómo olvidar todos aquellos fantásticos inventos creados para sortear el mal y cumplir sus misiones. Las pistolas ocultas en cajas de cerillas, bolígrafos o claveles. Los microfilms con forma de bote de pastillas, de botón o de anillo. Los paraguas que ocultan metralletas. Los zapatos que se convierten en esquís... Y todo lo demás. Ingeniería especulativa al servicio del espionaje.

Y una última reflexión antes de dar carpetazo a las máquinas hechas para el cine fantástico: se da la curiosa casualidad de que casi todas las películas citadas tienen importantes nexos en común, a saber: el autor del cuento original de "Chitty Chitty Bang Bang" no es otro que Ian Fleming (se lo escribió a su hijo para ayudarle a conciliar el sueño); Fleming, por supuesto, es el creador de James Bond; el guionista que adaptó el cuento original de Fleming a la pantalla se llamaba Roald Dahl... efectivamente, el mismo señor que escribió el libro de la fábrica de chocolate de Willy Wonka... con lo que tenemos la conexión con el film setentero y con Tim Burton, confeso fan de Dahl. Y enlazar a Burton con Spielberg, Jean-Pierre Jeunet o Terry Gilliam no creo que sea muy complicado. No sé por qué me da a mí que todo esto de las máquinas fantásticas a lo Rube Goldberg (de quien ya hablaré más tarde, paciencia) y los gadgets de ficción es un referente habitual de unos pocos iluminados.

Creo que es suficiente repaso en lo que respecta al cine. Por supuesto, me he quedado en la superficie, en las máquinas más aparatosas y que más se aproximan a la ingeniería imaginaria e irreal. No he querido entrar en armas imaginarias, coches trucados creados para la pantalla, robótica especulativa, arquitectura especulativa ni nada parecido, porque si no habría que hablar de todas las películas de género.




Una de las máquinas fantásticas de "Un mundo de fantasía" (1971), la
versión inicial psicodélica de "Charlie y la fábrica de chocolate"


(Interludio musical)

Inmersos en este nuevo episodio temático en el blog, os pongo un ejemplo de videoclip con "Máquina al estilo Rube Goldberg", (o juego de "efecto dominó" de toda la vida). La ingeniería especulativa al servicio del malditismo indie.




The Bravery - An Honest Mistake

La ingeniería especulativa al servicio del indie

II. Inventos locos e imposibles en la pequeña pantalla

Terminaba antes citando a James Bond, el detective más conocido de todos, y sus mil y un gadgets que supuestamente funcionaban o podían ser construidos en la realidad. Pero Maxwell Smart, el Superagente 86, debido a que su serie era un mero entretenimiento, tenía unos zapatófonos deliciosos, pájaros robot o trampas complicadísimas que se acercan más a la especulación y la diversión que trato de recopilar.

Si hablamos de construir cosas bizarras, imposibles, locas e innecesarias, y lo que es más, a partir de la nada, tenemos un modelo a seguir en el nunca bien ponderado McGiver. Detective, maestro en combate cuerpo a cuerpo, seductor irredento, físico, químico, deportista, magistral inventor... La figura de McGiver ha pasado a formar parte del lenguaje colectivo, sobre todo hace algunos años, cuando un colega para hacer la gracia te daba un trozo de miga de pan y un papel de plata y te decía: «anda, McGiver, hazme un despertador». Pero es que McGiver era capaz de hacerlo. Era un manitas experto en aplicar la tecnología más básica a los objetos cotidianos, que lo mismo reventaba una cerradura que hacía volar un fueraborda con un par de chicles y un alambre. Aunque no fuese exactamente un inventor de máquinas imposibles, creo que este personaje es suficientemente importante y significativo como para mencionarle entre otros fabricantes de gadgets y máquinas de ficción.

Siguiendo con la televisión, si hay un sitio en el que la inventiva humana se ha llevado a límites bizarros insospechados, aplicados a la vida real, es en la teletienda. Robots de cocina que hablan y tienen programas infinitos, que antes sólo salían en los tebeos de risa, ya existen. Entre infernales aparatos de tortura abdominal, teléfonos de ducha imantados que curan los siete males y sartenes de última generación, las madrugadas son un caldo de cultivo para la fantasía hecha realidad. Pero estos maravillosos inventos que nos ofrecen ex-gladiadores americanos y ex-cantantes de Locomía no son ejemplos de tecnología especulativa, sino adelantos idiotas de la vida real. El apartado ficticio y estravagante lo tenemos en las parodias de estos anuncios, que jocosamente muestran los programas de humor o las cortinillas de Paramount Comedy: mandos a distancia para las salas de cine, muelles fluorescentes para atinar en el WC de caballeros o sostenes hinchables.


Un ejemplo de parodia de inventos bizarros: el Breast regulator
de Telecompring, de los creadores de La hora chanante

Vengo mencionando repetidamente a Rube Goldberg. No quería hacerlo hasta el final, porque es un ilustrador de cómic, y quería dejar el plato fuerte para la última entrega, pero me está resultando imposible no volver a él una y otra vez. Precisamente, en la 7ª temporada de Expediente-X hay un episodio titulado "The Goldberg variation", en el que Mulder y Scully conocen a Henry Weems, el tipo con más suerte del mundo, que se salva continuamente del desastre accionando involuntariamente reacciones en cadena, en varias escenas que homenajean totalmente al maestro Goldberg del título del episodio.

En el post anterior, aprovechaba para colar un videoclip de The Bravery (un grupo de garage moderno a la sombra de The Killers), que tienen un video centrado en una enorme máquina de ingeniería especulativa, de fichas de dominó. Me viene a la cabeza también el videoclip de Green Day Walking contradiction, una virguería visual en la que los tres cazurros del grupo pasean por la calle desencadenando el desastre alrededor, totalmente ajenos a que salvan sus vidas por los pelos mientras todo se desmorona a partir de reacciones en cadena forzadas. Vale la pena.




Green Day - Walking Contradiction.
El principio de Rude Golberg aplicado a la teoría del azar


III. Inventos locos e imposibles de dibujos animados.

Antes hablábamos de espías y de gadgets. Y el epítome de esto, en el campo de las series de animación, lo encontramos si pensamos precisamente en el increíble Inspector Gadget... ¡Elaquipará!, aquí tenemos una obra ambulante de ingeniería especulativa. Genial y efectiva.

Pero, ¿cuál es la serie de animación que pasará a la historia como la cumbre de la inventiva especulativa animada? Sin duda, aquella en la que el malvado y malogrado Coyote acudía continuamente a los inventores chalados de ACME para que le ayudaran a capturar al Correcaminos. Los inventos de la marca ACME son un ejemplo redondo y perfecto de lo que es una máquina concebida con un fin claro, único y a menudo absurdo. De fabricación compleja, de gran tamaño, e irrealizable.




Uno de los miles de inventos locos marca ACME

Lo del Correcaminos es en mi opinión sólo la punta del iceberg, el mejor ejemplo de todo esto. En realidad, la ingeniería especulativa es un asunto de risa: su hábitat perfecto es el tebeo y el dibujo animado. Y Warner Bros. (toda su producción de cortos, Merry Melodies, Looney Tunes...), todo Tex Avery y todos los dibujos actuales que imitan ese espíritu loco de persecuciones y seres que mueren y resucitan (desde Pica y Rasca hasta Vaca y Pollo) son un catálogo inabarcable de inventos. Hay quien ha intentado capturar, organizar y explicar enciclopédicamente toda el catálogo original de ACME, pasad un rato en este enlace porque es delicioso.

También encontramos máquinas al estilo Goldberg en productos de animación recientes como Futurama, donde la maquinaria que fabrica el Profesor Hubert Fansworth, que pretende ser futurista y sofisticada, es en algunos casos una maquinaria vasta y compleja, llena de resortes y botones, cuyo uso es, por ejemplo, cambiar de canal o hacer que una nariz brille en la oscuridad.

Otros maestros de la animación, en este caso en stop-motion, es el equipo de Nick Park y Peter Lord, genios de la plastilina y creadores de Wallace & Gromit o la película "Chicken run" (2000). En sus cortos, como en la película, abundan las "máquinas de desayuno", las cadenas de montaje de risa y las "pistas americanas" que recorren los personajes sorteando gadgets y trampas al más puro estilo de esto que vengo hablando. Ése es el espíritu.




El Knit-o-matic creado por Wallace (el dueño de Gromit)
en el corto "The Wrong Trousers"

Recientemente, en un episodio (que yo sepa) todavía inédito en España de Padre de familia (Family guy, esa explotación de Los Simpsons obra de Seth McFarlane), Peter monta en casa una "máquina de desayuno" para facilitar su rutina matutina. Pero como hace de padre torpe, homeriano y gilipuertas, después de que la máquina de bolas, poleas y resortes recorra todo el trayecto a la perfección, al llegar a su plato de desayuno... Bueno, mejor no lo cuento, y lo ves (he intentado colgar el video en Youtube y colgarlo aquí, pero me lo rechaza; PULSA AQUÍ).


IV. Inventos locos e imposibles en la publicidad

Ya he hablado antes de los inventos de Teletienda, o mejor dicho, de sus parodias creadas sólo para el entretenimiento. Pensando en máquinas imposibles e inútiles, enseguida viene a la cabeza un anuncio de televisión que marcó un antes y un después en el mundo de la ingeniería especulativa, hasta el punto de servir casi para denominar a estos artefactos: la máquina expededora de pastillas del Doctor Andreu. La verdad es que un asunto tan serio y peliagudo como la medicina, es curiosamente el más vanalizado y convertido en entretenimiento en el mundo de la publicidad. Los creativos se dejan la piel en los anuncios de fármacos, repletos de humoradas, en los que representan mediante trucos infográficos o dibujos animados los efectos de las enfermedades. Como aquel tipo congestionado que cada vez que estornudaba se iba transformando en una especie de Muzzy, el monstruito de los cursos de inglés; la cabeza aplastada por yunques para escenificar una jaqueca; los dolores musculares hechos infantiles flechas de colores, y mil ejemplos más. Así, el famoso anuncio de las esperpénticas pastillas del Doctor Andreu consistía en un mecanismo lleno de poleas, carriles, un zapato de plástico que golpeaba una bola, fichas de dominó desplomándose o una gallina que ponía un huevo, que se accionaba mediante la tos humana y cuyo objetivo final era depositar una pastillita en la boca del enfermo. Genial e inolvidable. Por cierto, que el señor Salvador Andreu (1841 - 1928) es un doctor que existió en la vida real. Además de las pastillas (que actualmente distribuye Roche) ideó una fantástica Pasta Pectoral (una especie de Vicks Vaporub primigenio) y que como amante del urbanismo estuvo implicado en el desarrollo de la arquitectura y el parque de atracciones de la ladera del Tibidabo barcelonés.

Otro ejemplo de máquina inútil en la publicidad (sin finalidad ni uso alguno), pero estéticamente perfecto para vender el producto, lo tenemos en el reciente anuncio de Honda Accord, en el que se mostraba todo el esqueleto y la maquinaria del vehículo desmontada, con todas las piezas funcionando e interactuando en aséptica armonía y concordancia. Lo aceptamos como maquinaria grotesca. El video lo puse en la primera entrega de esta saga. De propina, aquí va una de las recreaciones bufas que se han hecho del mismo:



Perversión del anuncio de Honda, una máquina rube-goldbergesca humana.

Y muchos recordaréis que hace unos cuantos años las vallas publicitarias de Madrid cedieron su espacio comercial a una curiosa y fantástica exposición pop, llamada “Objetos imposibles” (Catalogue d'objets introuvables, en el original). El artista marsellés Jacques Carelman (n. 1929) había ideado una serie de artilugios cuya finalidad se había pervertido: los martillos tenían doble cabeza, con lo que golpear al clavo era al mismo tiempo un acto masoquista; las teteras tenían dos pitorros; los aperos de labranza eran retorcitos y brillantes... Estos objetos cotidianos transformados en majaderías eran tan sugerentes y causaron tal impacto, que trascendieron la sala de exposiciones y salieron a la calle por orden municipal. El Globajedrez, las Tijeras Ópticas, el Cochecito-carretilla, el Sillón Radiador y así hasta 400 inventos se pueden contemplar, además de en el libro de la exposición, en su página web oficial. El invento hecho arte pop. Qué cosa tan surrealista y simpática.



Tres ejemplos del arte inventivo de Carelman: 1. "Ping-Pong todas direcciones";
2. Pipa semanal; 3. Tándem divergente.


V. Inventos locos e imposibles en el ordenador



Blue Ball Machine. Sí, ¡¡otra vez!!

Con la llegada de ese pozo de inmundicia que es internet, la maquinaria futilmente maravillosa se ha multiplicado, en la misma medida que el resto de cosas del mundo. Me pondría gustoso a buscar máquinas fantacientíficas para vuestro disfrute, pero eso me llevaría facilmente dos meses, y no estoy por la labor. Así que me voy a limitar a recomendar, por tercera pero no por última vez, mi página web favorita: la fascinante máquina de bolas azules. Ahí está comprimida toda la verdad de las cosas.



The incredible machine

Pero además de ese lugar de ensueño, casi desde que se inventó el ocio por ordenador existe un juego basado única y exclusivamente en la idea de la ingeniería especulativa: el TIM (The Incredible Machine), desarrollado por Sierra Entertainment 1993, y sus secuelas (hasta 3, que yo sepa). Supongo que la mitad lo recordaréis con cariño, y la otra mitad seguís enganchados a él. Se trataba y se trata de un juego de ingenio de superando pantallas a partir de hacer funcionar máquinas estrambóticas. Colocando estratégicamente camas elásticas, pelotas, pistolas, gatos invulnerables, monos ciclistas, ventiladores, jaulas, cuerdas, racimos de dinamita o generadores eléctricos, había que hacer que la máquinas trabajaran perfectamente, cumplieran sus objetivos, tales como "haz que la pelota de baloncesto entre en la canasta", "consigue que el hámster llegue al extremo de la pantalla" o "haz explotar el globo". Búscalo en Internet, porque está en descarga gratuita en multitud de sitios.

El TIM es probablemente, de todos los ejemplos mencionados hasta la fecha, la manifestación cultural más perfecta y exacta de una "máquina Rube Goldberg". Se basa en el principio «máquina que haga difícil lo fácil», y además emplea animales y elementos de cómic. El jueguecito trajo cola, y además de sus secuelas hay varias copias para jugar online en Internet. Uno de los que más me han gustado es Hapland (y su secuela) por lo original de sus gráficos y elementos de las "máquinas". Son un verdadero vicio, pero aviso que es complicado.



Hapland

Otra pequeña joyita de juego en Flash es el Whizzball, que combina los principios de Rube Goldberg con un juego de pinball (petacos) de toda la vida.

Otros ejemplos de todo pelaje son Grow o La Pate a Son. Es cuanto se me ha ocurrido. Ya sabéis que los videojuegos no es lo mío.


VI. Inventos locos e imposibles en museos y performances

Voy a ser breve y conciso con este apartado. Con performances o museos, me refiero a lugares que no pertenecen ni al cine, ni al cómic, ni a ninguna de los epígrafes anteriores, en los que se manifiestan máquinas de ingeniería especulativa. Ya he hablado del arte de Jacques Carelman, y sirva aquí cualquier exposición de quien utilice el objeto funcional, el invento, como motivo de su arte. También quiero mencionar que se han hecho varias veces exposiciones, e incluso concursos, relacionados con los artistas de los que hablaré en el 7º y último apartado (ya lo contaré en su momento). Y sobre todo, lo que viene que ni pintado aquí es hablar de una manifestación pop de las "máquinas de Rube Goldberg" que está siempre de moda; a la que se le dedican programas de televisión, espectáculos en ferias, concursos de batir récords Guiness e incluso es un pasatiempo al que todos hemos jugado: los shows de efecto dominó. Esos bizarrísimos encuentros de gente que se dispone a ver cómo una reacción en cadena va derribando una especie de máquina inútil (llena de piezas de dominó, bolitas, pinzas, cuerdas, catapultas, palancas, raíles, etc., etc., etc.) que costó horas, días o incluso meses construir. En Antena 3 incluso le dedican un programa estelar anual, el Domino's Day. No hay mucho que contar, todos conocemos esta manifestación bizarra de la tontuna pop infantil.

Lo único que debéis recordar es que esto, como casi todo lo anterior, tiene mucho que ver con Rube Goldberg, el padre de la ingeniería especulativa, y los otros dibujantes de los que, por fin, hablaré en la siguiente entrega, entre decenas de dibujos de ejemplo.
A ver si este artículo tiene el efecto dominó deseado


VI. Inventos locos e imposibles en el cómic

El campo del arte en el que la tecnología especulativa obtiene su máxima expresión es en el de la ilustración y el cómic. Las "máquinas del Doctor Andreu", los inventos del padre de Eduardo Manostijeras o de Data, las miniaturas letales de James Bond o la cacharrería marca ACME se quedan en sencillas y patéticas nimierías, comparadas con los grandes profesionales en esto de inventar máquinas de especulación científica. La crême de la crême del universo de los inventos fantacientíficos está en las páginas del cómic. Porque dibujarlos es más sencillo que crearlos mediante efectos especiales.

No me refiero a la genial creación absolutamente tebeística, esa protomáquina que consiste en poner un yunque encima de una puerta entreabierta; ni voy a glosar esta vez las apariciones de máquinas fantásticas en tebeos de Anacleto, Astérix, Mortadelo o la editorial Marvel. En este caso, todo girará en torno a unos cuantos creadores de la ingeniería especulativa hecha arte:


LAS INVENCIONES DE RUBE GOLDBERG

Por fin, ha llegado el momento de hablar del autor cuya aura e influencia han estado sobrevolando todo este artículo. El norteamericano Reuben Lucius Goldberg (1883 - 1970) fue probablemente el primero en desarrollar el subgénero tebeístico de las máquinas imaginarias, dibujando centenares de artefactos imposibles cuya finalidad era, en sus propias palabras, «desplegar el máximo esfuerzo para alcanzar los mínimos resultados». El efecto cómico de su trabajo no se encontraba en la asombrosa genialidad de lo elaborado de la maquinaria, sino en la futilidad de la misma. Rube se consideraba un escéptico del avance científico, por lo que llenaba sus máquinas de animales, plantas y seres vivos, que después de un largo proceso de interactuación con un entramado de poleas, raíles, vielas, bujías, pelotas y cuerdas culminaban con resultados tan tontos como pegar un sello, encender un interruptor o sacar punta a un lápiz. A menudo la participación animal o humana era totalmente involuntaria, de forma que las máquinas imposibles facilitaban incómodas tareas domésticas sin siquiera proponérselo. Casi desconocido en nuestro país, Rube Goldberg fue uno de los fundadores de la National Cartoonist Society (origen de las asociaciones de dibujantes y las tiras sindicadas) llegó a ganar un Premio Pulitzer en Estados Unidos, y sus seguidores se cuentan por miles y se siguen reuniendo anualmente para idear extravagantes máquinas inútiles. Pero veamos algunos ejemplos, (traducidos) sacados de su página oficial:

Cómo mantener limpios los escaparates:


El peatón (A) resbala en la piel de plátano (B) y cae sobre el rastrillo (C).
El mango de éste se levanta y lanza la herradura (D) contra la cuerda (E),
que sacude la regadera (F). El agua de ésta (G) impregna la escoba (H).
El terrier (I) creyendo que llueve, empieza a correr hacia la casa y choca
contra el cartel (J) lanzándolo contra el tentetieso-cenicero (K), que oscila
adelante y atrás y sacude la escoba contra el cristal del escaparate, limpiándolo.
(Si el peatón se rompe la cabeza debido a la caída, retíreselo antes de que llegue el guardia).


Sacapuntas (simplificado):


Desde la ventana abierta (A) vuela la cometa (B). La cuerda (C) levanta la
portezuela (C) permitiendo escapar a las polillas (E), y éstas se comen
la camisa de franela (F). A medida que el peso de ésta disminuye,
el zapato (G) presiona el interruptor (H), y se conecta la plancha
eléctrica (I), cuyo calor agujerea los pantalones (J). El humo (K)
entra en el agujero en el árbol (L), humo forzando a salir a la
zarigüeya (M), quien salta a la cesta (N), tirando de la cuerda (O)
y levantando la jaula (P), lo que permite al pájaro carpintero (Q)
picar la madera del lápiz (R), sacándole punta. El cuchillo de emergencia
(S) está siempre a mano para el caso en que la zarigüeya o el pájaro
carpintero se cansen y no puedan trabajar.


Evíte olvidar escribir a su mujer:


Al pasar por delante del taller del zapatero, el gancho (A) golpea la bota
supendida (B), haciendo que ésta chute contra el balón de fútbol (C)
a través de la portería (D). El balón cae sobre la red (E)
y tira de la cuerda (F), balanceando la regadera (G), con lo que
ésta moja la cola del traje (H). Al encogerse ésta, la cuerda (I)
abre la puerta (J) de la jaula, permitiendo al pájaro (K) salir por
la percha (L) y comerse el gusano (M) que está atado a la cuerda (N).
Esto tira de la cortina (O) en la que está escrito: ¡Bobo, escribe!.
(Un remedio simple para evitar todo esto es casarse con una mujer analfabeta.)


Para evitar que le reconozca el cobrador de facturas:


Cuando el sastre (A) toma las medidas del cliente (B) y las canta al ayudante (C),
éste las toma por tanteos de fútbol y hace una carga al maniquí (D).
La cabeza de éste golpea la maza (E), haciendo desequilibrar la
percha (H) y derramando la botella (G) sobre la el plegador de
sombreros (H), que se pliega y empuja la col (I) dentro de la red (J).
El peso de la col tira de la cuerda (K), haciendo que las tijeras (L)
corten la cuerda (M). El saco de arena (N) cae sobre la balanza (O)
y empuja la escoba (P) contra el cubo lleno de pintura (Q), y ésta
cae sobre uno dándole el aspecto de una estatua de mármol y haciendo
imposible que le reconozca el cobrador.(No hay que preocuparse mucho
por posar adecuadamente como una estatua histórica, ya que los
revisores no entienden mucho de arte.


Disparador de máquina de fotos:


Mientras se está sentado sobre el cojín neumático (A), se fuerza el aire a través
del tubo (B), lo que pone en marcha el bote de vela sobre el hielo (C),
haciendo que el cigarro encendido (D) haga explotar el globo (E). El
dictador (F), al oír la explosión, piensa que ha sido herido y cae
sobre la pera (G), lo que toma la foto.


Instrumento de seguridad para andar sobre pavimentos de hielo:


Al resbalar sobre el hielo, el pie golpea la palanca (A), bajando el dedo (B).
La tortuga (C) estira el cuello para morder el dedo, abriendo las
tenazas (D), que dejan caer el cojín (E), aliviando la caída.


No permita que el jefe sepa que usted ha llegado tarde:


A las nueve, el cuco hembra (A) se dispara y besa el cuco macho (B).
Éste, temeroso de una propuesta de matrimonio, se marcha volando
y la cuerda (C) tira del brazo (D), liberando la mano (E) que
lanza el sombrero de repuesto (F) sobre la percha (H). El peso
de ésta levanta la funda (I) de la máquina de escribir (J), y así
el jefe cree que el empleado está en alguna parte en la oficina.


Haciendo que la bola de golf quede situada en el tee:


El golfista aprieta el gatillo (A), disparando el tee contra el suelo al final
del tubo. El ruido del disparo impulsa a la marmota a esconderse
en el agujero (C), tirando de la bala de cañón (D), que cae
sobre la pera de goma (E). El atomizador (F) impregna la camisa
(G) y ésta encoge, abriendo las tenazas (H) y haciendo que la
pelota del golf (I) caiga en el tee (J).



LOS INVENTOS DEL TBO

Una de las historieta más recordadas y seminales del tebeo patrio, ejecutada durante más de mil entregas por el perito mecánico y dibujante catalán Ramón Sabatés i Massanell (1916 - 2003; aunque desarrollada al principio por otros autores, como Nit, Tur, Tínez, Benejam o Muntañola, que merecen compartir los honores, aunque dedicaran menos páginas a los inventos). Los Inventos del Profesor Franz de Copenhague mostraban máquinas imposibles complicadas, muy elaboradas y absolutamente geniales, cuyo autor aseguraba que podían construirse en tres dimensiones. Al igual que en los ejemplos que hemos visto de Rube Goldberg, las creaciones del Prof. Franz tenían como principal cometido hacer reír, mostrando una manera complicada de obtener una finalidad sencilla. Pero su intención era también algo más realista y funcional. Veámoslo mejor con los siguientes ejemplos:

Aerosinfónico:

Pulsa para ampliar


Borrador mecánico:



Gafas antivaho para motoristas:

Pulsa para ampliar


Multibarca (obra de Nit):



Reparto sin embotellamientos:



Casco termostático:



Ver también aquí y aquí.



FORGES Y SUS FORGENDROS

El historietista de prensa celtibérico más gracioso, personal, imaginativo e infatigable es sin duda Forges (n. 1942) Algún día nos daremos cuenta de lo que vale este señor, y nos pirraremos por dejarnos crecer gafotas, injertarnos narizotas y quedarnos calvorotas en honor a su vasto legado. Con una surrealista y única visión de la actualidad, una incomparable empatía social y una mordaz y engañosamente sencilla exposición de la vida cotidiana, puede presumir de haber participado, y seguir haciéndolo, en practicamente todas las cabeceras de éste y otros países. Antonio Fraguas "Forges" es un verdadero genio del humor en viñetas. No puedo simular mi pasión por sus infalibles chistes. Su aspecto más conocido es el de la crítica política y sobre todo el retrato social, pero durante un breve período de los años setenta y ochenta se sacó de la manga una serie de engendros mecánicos imposibles, a medio camino de los de Sabatés y los de Goldberg, a los que puso por nombre "Forgendros". Sus máquinas eran tan absurdas, y su trazo tan poco prolijo en detalles, que se quedaban en absurdos de humor (dis)funcional. Había dos tipos de forgendros: por un lado, aquellos que proponían variaciones surrealistas y cachondas sobre objetos ya existentes (pulsa para verlos en grande):

Para ellas Aeronáutica

Y por otro, máquinas al más puro estilo del TBO, pero sin intención alguna de realismo, sino todo lo contrario: puro surrealismo, políticos o deportistas en miniatura que habitan en las máquinas, y mil y una piezas con nombres forgesianos, como en los siguientes ejemplos (pulsa en cada uno para verlos grandes):

Polimasflo de Seriedades Laxantes Orlandador Nato Ogundeses Omachinín (de insólita y audaz proyección) Magureguiador (de pronto uso y transporteibol)

Polifonio fustal (de común usanza y provecho) Firaslillo Pivotante

Claclasfo Iludmilado Ciclotrón Ocañical Blasímetro Unix Autoclave Hipotético de Luz



OFICINA DE PATENTES

"Oficina de patentes" fue un cómic que intentó recuperar el espíritu de los Inventos del TBO, a base de viñetas que presentaban todo tipo de inventos para la vida moderna, disfrazados de Teletienda, humorísticos y nada realistas. Se publicó entre los números 332 (10/04/1988) y 436 (15/04/1990) del viejo y añorado Pequeño País (el suplemento infantil del diario de PRISA), sin faltar ni una sola semana, llegando a recoger 104 inventos. Su autor era Carlos P. Penagos (quien actualmente se dedica al óleo por encargo), aunque a partir del segundo año tomó el relevo Antonio G. de Santiago, chico-para-todo de dicho suplemento, imitando inicialmente el estilo inicial y posteriormente practicando sólo el suyo propio. Eran inventos ridículos y simples, que supuestamente facilitarían la vida a los humanos, tales como las "Manos despejacalles", la "Máquina anti-humo", el "Rescata-gatitos", el "Pelahuevos Samuray", el "Expulsa-perros", "Saludamigos", "Super Anti-tiestos", "Libro-roll", "Como zapatilla al pie", "Come-come", "Cucha-flac", "Blandicar", "Volisavio"... O los siguientes (pulsa en cada uno para verlo enorme):

Apoya-Pipas Super-silencioso (Automático) Parte-melones
Guantes Penaltyparadores Blandy-Spray Pul-Tab



ROWLAND EMETT

Little Dragon Carpet CleanerRowland Emett (1906 - 1995) es un ilustrador de prensa británico de principio de siglo y constructor de "esculturas quinéticas", obsesionado con la maquinaria especulativa, el funcionamiento de los trenes y la ciencia-ficción victoriana. La escultura quinética consiste en piezas esculturales con piezas móviles, con las que el visitante puede interactuar. La mayor parte de su obra en tres dimensiones la realizaba para ferias y convenciones. Una de las pocas piezas que se conservan (desde 1951) y se pueden contemplar en su localización inicial en Gran Bretaña es el reloj del Guinness Collector's Club. Al estilo de ésta, tiene montones de esculturas en museos y exposiciones, como el Tractor, la aspiradora de alfombras Little Dragon, el reloj de nanas (Lullaby machine)... También es el autor de las máquinas que aparecen en la película "Chitty chittty bang bang" (1968), entre otras muchas cosas. Su importancia como escultor es mayor que la que tiene como ilustrador, pero le he dejado para el final (quizá debería haber aparecido en el apartado de las performances) por lo hermosamente retro de sus ilustraciones para periódicos (pulsa para verlas más grandes):

'Cousin Inez', para un libro ilustrado Grace Kelly Monaco Wedding 1956 Komebody Engine Driver Confort Piece



WILLIAM HEATH ROBINSON

Ilustrador todoterreno, Heath Robinson (1872 - 1944) solía decir que le enorgullecía que le consideraban un loco. Contemporáneo de M.C. Escher, se le asocia con él por su búsqueda de perspectivas imposibles en sus ilustraciones, si bien W. Heath está más cerca del cómic y el cartoon que de la ilustración científica, a pesar de su pasión por las máquinas imposibles y las soluciones ingeniosas y fantásticas a la problemática arquitectónica. Algunas de sus obras (pulsa para verlas más grandes):

Stout members of the sixth column dislodge an enemy machine gun post on the dome of St Paul's Romantic possibilities in modern flats The Proffessor's invention for peeling potatoes
Modern carpet designs may provide endless entertainment for your guests Adelgazante Testing artificial teeth in a modern tooth works

Por fin, acabé con el temita de estas navidades...

Etiquetas:

 
_____________________________________________________________________________________________
Comments:
Un artículo de MB en sí mismo (de la buena época, se entiende). Mis cumplidos.
Después de tu labor proselitista y difusora, no comprendo cómo no te han invitado a colaborar y así evitar la endogamia y la autofagia que, según me han comentado algunas buenas fuentes, comienza a roer la veterana publicación.
 
Gracias por los cumplidos. La verdad es que artículos así extensos hice muchos en el otro blog, y he decidido cargármelo e irlos colgando aquí, ampliados, porque muchos los dejé a medias.

Y al hilo de lo que dices, recuerdo que en los comentarios de uno de estos, donde mencionaba de alguna forma a MB, se creó una pequeña conversación en la que alguien muy admirado por mí decía que le gustaba más mi blog que el MB. No sabes qué ilusión me hizo. Por otro lado, los artículos que hice estaban repletos de html, videos y/o imágenes de apoyo, que son más digeribles así en internet. En papel tendría que modificar mucho el asunto. De todas maneras, ya sabes que a mí Grace me considera persona non grata y un faltón, así que si le mandase alguna vez algo con este mismo apodo como mucho lo utilizaría para envolver morcillas. Alguna vez pensé hacer un artículo mondobruttero y enviarlo con otro seudónimo, a ver si colaba, incluso con algún mensaje encriptado para la Mesa, en plan subversivo. Porque de otra forma, como que no. Pero ¿invitarme ellos a colaborar? Inconcebible, no computa.
 
Xabi ya contó en el foro CAFEXPAN y no sé si también en algún comment pegaminesco (cuando la primera zurdomaquia) que a él GM le tiró una colaboración para MB y además le puso a caldo durante un tiempo.
¿Algún impulso paranoico tal vez ante la entrada de nueva sangre en la vieja mansión?
 
Acabo de descubrir tu blog mientras buscaba cosas de Ween por "la internet" y he de decir que ha sido una grata sorpresa :D
Cuando he visto que tenías en el "player" a Richard Cheese y Mr. Bungle, entre otros, he pensado: "este es de los míos"

El post es buenísimo! Disfrutaré mucho leyendo este blog!

Saludos!
 
QUERIDO FRUNOBULAX...
¿CONOCES EL TRABAJO "LAS MÁQUINAS INÚTILES" DEL ITALIANO BRUNO MUNARI?
google
Bruno Munari (Milán, 1907-1998) es una de las grandes figuras del ... En los años 30 creó las «máquinas inútiles» ...Sus "Máquinas inútiles", por ejemplo, el "agitador de cola para perros ...
http://www.floresdenieve.cepe.unam.mx/dieciocho/arte.php
 
Josep Maria Beà, el genial dibujante, también hizo cosas de este tipo. En Gatopato, una de sus últimas revistas. E incluso un miniespacio televisivo pata TV3: Doctor Vapor, Maestro Inventor.
 
Beá... Hacía evos que no me topaba con ese nombre. Yo lo recuerdo de aquellos fascículos de Buru Lan, DRACULA, junto a Esteban Maroto y Enric Sió.
 
Yo a Beá reconozco que no le sigo para nada. Salvo por alguna historia negrísima de su Cat, que leería en alguna revista para adultos de la época de las que menciona el Zurdo, de las que tenía mi padre por el pasillo. Y por lo que siempre lo laurean Id o Abs, se que me pierdo algo gordo... A ver si publicas la entrevistaza, en forma de libro o como sea, o recomiendas algo for dummies.
 
Beá es muy grandes y con muy variados caminos laterales.
La entrevista, más de diez horas comprimidas en 52 folios, podrá leerse pronto.
Por desgracia, rastrearle es acudir al lance de tebeos, aunque Glénat reedito Historias de la Taberna Galáctica y En un lugar de la mente no hace mucho. Es inminente la reedición de La Esfera Cúbica.
Los doce primeros números del Drácula de Buru Lan son muy importantes para la historia del cómic hispano. Luego la publicación se limitó a reeditar las aventuras de 5xInfinito y otra de Giménez de la que ahora no recuerdo el título. Beá saltó de allí a Warren, convirtiéndose en el autor español más conocido por allí, hasta le dieron un premio.
 
Hostia, Absence, que es eso de Beá en TV3? no hay nada visionable?

Pd: tengan piedad de mí, desde hoy, soy un hipotecado más.
 
Pues es una sección de tres minutos o así que hizo para el programa Plastic de Tinet Rovira en la que un mad doctor creaba artilugios para solucionar problemas concretos. Que yo sepa no está localizable por ahí, pero es posible que el propio Beà me pase una cinta y yo la tutubice. Veremos si es posible.
 
Gracias por la información, y también a Mr. Kroker y a Maese Zerpa. Alucinante el trabajo de Bruno Munari. Todo esto me sirve para ampliar y apendizar el post un día de estos, que es para lo que me lo he traído aquí.
 
Te faltó mencionar (es dificil que lo pudieras saber) a Akira Toriyama en su manga del Dr. Slump (y creo que en el anime también) hizo una especie de cadena de estas con animales (algunos humanizados, otros no) y todo para conseguir ver las bragas que llevaba la srta. Yamabuki.

Es muy bueno.

Saludos.

P.D.: Magnífico articulo.
 
Un artículo mangífico, pero "vanalizado" se escribe con b...

Por lo demás, un 10.
 
Comments originales en Frunobuland:

PARTE 1:

Hey, como te lo curras!
La-Ruina | http://la-ruina-de-la-familia.blogspot.com/ | 01.04.06 - 11:14 am | #

---------------

Gracias, tron. Aunque lo bueno está por venir. En los inventos del TBO y todo eso, yo creo que está la miga.
Fruno | 01.06.06 - 12:12 pm | #

-----------------------------------------------

PARTE 2:

La versión mecánica del Ars Magna de Ramón Llul, allá por la edad media, debía de ser algo impresionante también.
chrispeterson | 01.05.06 - 8:33 am | #

---------------

si hubieras hecho investigacion sobre maquinas en tex avery y tom y jerry especificamente hubieras podido estar dias extendiendote
max | http://5mg.blogspot.com/ | 01.06.06 - 2:31 pm | #

---------------

se me ocurrio otra cosa: las maquinas de gremlins, del papa de billy, que incluso va a una convencion de inventores de pacotilla y todo
max | http://5mg.blogspot.com/ | 01.06.06 - 6:00 pm | #

---------------

oh oh y me acabo de acordar de esas maquinas de jugo de naranja que hay en todas partes que parecen de ese tipo pero de verdad sirven!
max | http://5mg.blogspot.com/ | 01.06.06 - 10:54 pm | #

---------------

vaya mierda, no sale el Endermín...
Ender | 01.07.06 - 1:37 pm | #

---------------

Chris: una vez más, me dejas boquiabierto con lo de Raimundo Lulio, que no lo conocía. Tengo en mente un articulillo sobre "Juan 3:16"...

Max: Es verdad, lo de los Gremlins... Me he dejado unas cuantas cosas en el tintero: los cacharros que usan los Picapiedra, las máquinas y trampas de "El secreto de la Pirámide" y la saga de "Indiana Jones", la escultura kinética... Gracias. Lo que no sé a qué te refieres es en lo de las máquinas de zumo...

Ender: Tu Endermín no sale, porque el artículo no va de luthiers bizarros enanos (con cariño, ya sabes...), sino de inventos (no musicales) de ficción, con especial hincapié en "máquinas del Doctor Andreu" del cómic, el cine y la tele. Pensé hablar también de instrumentos musicales, pero eso daba para cien posts más. A ver cuándo lo presentas en sociedad.
Frunobulax | 01.07.06 - 2:56 pm | #

---------------

De convenciones de pacotilla nada, que sale LA maquina del tiempo( la de El tiempo en sus manos) y el robot de Planeta perdido.
Por cierto Don Fruno es usted el mal, estoy enganchadisimo al whizzball! Siga asi por favor.
throin | 01.07.06 - 5:52 pm | #

---------------

Ese tipo debía de ser lahostia. Martin Gardner le dedica un capítulo entero en uno de sus libros. Acabo de leer esto en enciclopediacatolica.com :
"... se esforzó por mostrar los errores del averroísmo y por exponer la teología cristiana de tal manera que los mismos sarracenos pudiesen ver la verdad sin error. Con este propósito inventó un aparato mecánico, una máquina lógica, en la que los sujetos y predicados de las proposiciones teológicas se organizaban en círculos, cuadrados, triángulos y otras figuras geométricas, de tal manera que moviendo una palanca, girando una manivela o rotando una rueda, las proposiciones convendrían por sí mismas en lo afirmativo o lo negativo y, por tanto, probarían por sí mismas su verdad"
Impresionante !
chrispeterson | 01.07.06 - 6:55 pm | #

---------------

Huy, que se me olvidaba. Después de comentarte lo de la pancarta, he podido ver dos páginas en la que hace unos meses alguien preguntaba por ella (y no soy yo):
http://www.foromtb.com/showthrea...ead.php? t=22211
y hace un mes otro lo hacía aquí:
http://miarroba.com/foros/ver.ph...& temaid=4423579
En inglés hay bastantes más.
Hala, ya me siento mejor y todo !
Y también se los episodios de los Simpson
en los que salía.
chrispeterson | 01.07.06 - 7:05 pm | #

-----------------------------------------------

PARTE 3:

una serie genial, en su linea. así da gusto trabajar.
tnarik | http://tna.dedos.net/ | 01.07.06 - 4:05 pm | #

---------------

Hacía tiempo que no me daba una vuelta por aquí.
Lo que he podido disfrutar con su página, los inventos, los videos y los campeones enmascarados. Una vez más me descubro y le deseo un enorme año 2006.
olivia | 01.08.06 - 12:37 pm | #
 
Publicar un comentario en la entrada

<< Home


Cualo es esto
El Álbum de cromos de Frunobulax.

Subscribe with Bloglines
Subscríbete al Frunoflickr!



Instantáneas anteriores
  • 632. Som
  • Publicidad
  • Twit #00058
  • 631. Leyendas de America
  • 630. Estronjos
  • 629. GIOCONDROMO #14
  • 628. La ninja de Rajoy
  • 627. El culo de P'Gell
  • 626. Las Frunas están muy buenas
  • 625. Soltando lastre (febrero)

  • Por favor, arrojen su spam aquí
    .

    Enlaces
  • Frunobuland
  • Flickr
  • Flickr blog
  • Google images
  • Mappr
  • Comic Life
  • Flickr pools
  • 42
  • LEGO
  • Ghosts
  • Horror
  • Stencil
  • Spooky
  • Madrid
  • Horror!
  • Graffiti
  • Lynched
  • ROBOTS
  • Your Art
  • Statuary
  • Emotions
  • Bad signs
  • Sculpture
  • Kitsch itch
  • Old Photos
  • Steampunk
  • As She Was
  • SciFi Books
  • Necrophilia
  • Pulp Fiction
  • Lego Freaks
  • Ozymandias
  • Ghost Towns
  • Superheroes
  • Fashion Past
  • Frank Zappa
  • Urban Decay
  • Found Photos
  • La Vía Láctea
  • Pussycat dolls
  • Bones 'n skulls
  • WWII Vintage
  • Plastic people
  • aPeeling Paint
  • New York City
  • Memento mori
  • Utterly surreal
  • Urban entropy
  • Satan's minions
  • Lucha Va Voom
  • Simpsons avatar
  • Book Cover Club
  • Fantastic Plastic
  • Fantastic Freaks
  • Wacky packages
  • Vanishing beauty
  • Roadside rubbish
  • Least interesting!
  • The comics group
  • Film Noir inspired
  • Globetrotting Ernie
  • Vintage Advertising
  • Lomo Fakers League
  • Obscure references
  • Las calles de Madrid
  • Children of the night
  • Shot with Spiderman
  • Weird but wonderful
  • Roadside Attractions
  • What the Hell is that?
  • Wonders of Oxidation
  • Giant fiberglass statues
  • Protests, political art...
  • The dead shall be raised
  • Science fiction unleashed
  • Large Breasts (Non-Nude)
  • Cemeteries and sensuality
  • Another Roadside Attraction
  • Mutants, mutated, mutations
  • Gargoyles, grotesques and angels
  • Etiquetas
  • 500
  • Algodonía poética
  • AUTOARQUEOLOGIA
  • Chicha
  • Cromos Terrorismo Pop
  • Descarga del día
  • Dibujitos
  • Drive-in blog
  • Estatuas
  • Fanzines para todos
  • Felin-o-rama
  • Giocóndromo
  • Land escapes
  • Lindsay Lohan
  • Lobbycardiana
  • Lucha animal
  • Luchalibrario
  • Mondo Brutto
  • Moooovierecord
  • Nazis malos
  • No
  • Patrulla X-Sprites
  • Pin-uperías
  • Portadalandia
  • Pretérito futuro
  • Ramoneras
  • Robots
  • Simp ton ni son
  • Sobre cine
  • Sobre música
  • Twitter
  • Archivos
    agosto 2005 / septiembre 2005 / octubre 2005 / noviembre 2005 / diciembre 2005 / enero 2006 / febrero 2006 / marzo 2006 / abril 2006 / junio 2006 / julio 2006 / agosto 2006 / septiembre 2006 / octubre 2006 / noviembre 2006 / diciembre 2006 / enero 2007 / febrero 2007 / marzo 2007 / abril 2007 / mayo 2007 / junio 2007 / julio 2007 / agosto 2007 / septiembre 2007 / octubre 2007 / noviembre 2007 / diciembre 2007 / enero 2008 / febrero 2008 / marzo 2008 / abril 2008 / mayo 2008 / junio 2008 / julio 2008 / agosto 2008 / septiembre 2008 / octubre 2008 / diciembre 2008 / enero 2009 / febrero 2009 / marzo 2009 / abril 2009 / mayo 2009 / junio 2009 / julio 2009 / agosto 2009 / septiembre 2009 / octubre 2009 / noviembre 2009 / marzo 2010 / octubre 2012 /


    Hecho con Blogger